TROMBA INUNDA VIALIDADES Y COLAPSA EL TRÁNSITO VEHICULAR
13/09/2018
Asociación (2076 articles)
0 comments
Share

TROMBA INUNDA VIALIDADES Y COLAPSA EL TRÁNSITO VEHICULAR

Extensos encharcamientos dejó la tromba que cayó la tarde y noche de ayer. En las imágenes, el bajopuente Picacho-Ajusco y frente a las instalaciones del INE, en el sur de la ciudad. Foto: Cristina Rodríguez y SSP.

Las zonas sur y poniente de la Ciudad de México padecieron ayer las consecuencias de una tromba, la cual no sólo generó inundaciones hasta de un metro de altura, sino que colapsó el tránsito vehicular en numerosas vialidades y obligó a que los cuerpos de seguridad y socorro salieran de inmediato a ayudar a la población.

El meteoro empezó poco antes de las 16 horas y su intensidad –con granizo, tormenta eléctrica y vientos fuertes en algunos puntos– se dejó sentir a las 17:30 horas, tiempo en el que las inundaciones se formaron en calles, salida de oficinas y estaciones del Metro, por lo que la policía realizó cortes y desviaciones a la circulación para evitar la anegación de automóviles; además, puso sus patrullas al servicio de la gente para trasladarlas, ante el nivel del agua acumulada.

De acuerdo con las secretarías de Seguridad Pública (SSP) y de Protección Civil (SPC), la precipitación pluvial se dejó sentir con mayor intensidad en las delegaciones Tlalpan, Coyoacán, Benito Juárez, Álvaro Obregón y Xochimilco, donde se concentró el trabajo de los equipos hidroneumáticos, camiones de emergencia, lanchas, camionetas y brigadas, tanto de esas dependencias como del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, la Agencia de Gestión Urbana y el Heroico Cuerpo de Bomberos, cuyo personal laboró para mitigar los estragos de la tromba.

Uno de los puntos más críticos de las 38 inundaciones y encharcamientos reportados fue –de nuevo– el bajopuente de Periférico y Picacho-Ajusco, colonia Jardines de la Montaña, delegación Tlalpan, donde la anegación impidió el paso de automóviles al llegar casi al metro de altura. Cerca de ahí, en Insurgentes Sur –en el tramo de Ciudad Universitaria a Periférico– el tránsito fue a vuelta de rueda ante los numerosos encharcamientos.

El cuadro caóticó que se vivía en la zona surponiente de la capital –que se complicó con la caída de un árbol en Barranca del Muerto– llevó a que a las seis de la tarde se abriera el paso gratuito al segundo piso del Periférico.

El circuito Mario de la Cueva, en Ciudad Universitaria, se cerró ante el nivel de los encharcamientos. Otros puntos conflictivos fueron avenida del Imán y Delfín Madrigal, Revolución y Doctor Gálvez, Llanura y Zacatepetl, Tekal y Cancún, División del Norte y Tenayuca, y en Periférico y Camino a Santa Teresa se reportó que el agua subió ochenta centímetros.

Cerca de las 19 horas la lluvia era ya pertinaz y los bomberos, policías y personal del Sacmex y de la SPC habían ya abierto coladeras y desazolvado drenajes para permitir el desagüe y disminución de los niveles del líquido.

El Metro implementó la marcha de seguridad en sus líneas 1, 2, 3 y 8, y los autobuses del Sistema M1 dejaron de circular momentáneamente por el cruce de Picacho-Ajusco y Periférico, por la inundación.

Vía: La Jornada

 

Asociación

Asociación